Listas blancas (“whitelists”) y listas negras (“blacklists”) y cómo usarlas

Listas blancas (“whitelists”) y listas negras (“blacklists”) y cómo usarlas

Existe una gran cantidad de herramientas a disposición de quienes se dedican al marketing de afiliación. Hay herramientas que pueden ser utilizadas para mejorar el posicionamiento en motores de búsqueda de las landing page. Estas herramientas ayudan a enfocarse en las palabras claves que se convierten mas de su nicho. Hay herramientas que ayudan a posicionar las landing pages para mejorar aún más las tasas de conversión. Dos de estas herramientas son la lista blanca y la lista negra. Uno de los errores más comunes que cometen los afiliados es el de apostar por la técnica del “bombardeo” para aumentar el tráfico y sencillamente esperar a que una de las tantas tácticas funcione. Esto podría funcionar como estrategia principal para estudiar el mercado. Sin embargo, es necesario que delimites las estrategias si quieres aumentar tus ganancias. Y para lograrlo vale la pena desarrollar listas blancas y negras.

¿Qué son las listas blancas y negras?

Antes de hablar sobre cómo podemos implementar las listas blancas y negras para mejorar el rendimiento, primero debemos hablar sobre qué son.

Una lista blanca consta de una lista de fuentes de tráfico donde desea buscar activamente el tráfico para sus campañas de marketing de afiliados. Puede ser tan general como una red de tráfico en particular o puede ser tan específico como una ubicación en particular en un sitio web específico para los usuarios procedentes de una región geográfica en particular.

Por el contrario, una lista negra consta de una lista de fuentes de tráfico donde no desea comercializar activamente su campaña de marketing de afiliados o promover su oferta. Es exactamente lo contrario de una lista blanca.

Imaginemos a un guardia en el club nocturno más exclusivo de la ciudad, por ejemplo. En su lista blanca tiene a todos los VIP a los que debe dejar entrar al club sin ningún tipo de restricción y de forma inmediata. En su lista negra tiene a todos los problemáticos a los que no debe dejar entrar bajo ninguna circunstancia. Y las personas que no están en ninguna de las dos listas deben ser sometidas a evaluación individual. Así es como funcionan las listas blancas y negras en el marketing de afiliación.

¿Por qué son importantes?

Una métrica clave en el mundo del marketing de afiliación debe tener siempre como prioridad la Rentabilidad o ROI según sus siglas en inglés. Aunque por supuesto, hay mucho que decir sobre el desarrollo orgánico de tráfico y su uso para promocionar ofertas, la verdad es que las fuentes de tráfico pagas ofrecen resultados mucho más inmediatos y seguramente mucho más lucrativos si inviertes con inteligencia.

Para maximizar su ROI, es entonces muy importante hacer un seguimiento de todas las estadísticas y análisis importantes en relación con todas sus campañas. Usted encontrará probablemente que ciertas palabras claves pueden convertir mejor en ciertas ofertas comparadas a otras. Probablemente encontrará que ciertos sitios web resultan en conversiones más altas también.

El Principio de Pareto (80/20) aplica aquí. Lo que más te interesa sin duda es invertir mucho en las fuentes de tráfico que generan los mejores resultados. Estas son las fuentes de tráfico que querrás incluir en tu lista blanca.

Por el contrario es posible que te des cuenta de que ciertas fuentes de tráfico tienen una tasa de conversión cercana a cero. ¡Incluso podría pasar que ciertas fuentes de tráfico te hagan perder leads! Esta es exactamente la razón por la que es crucial tener una lista negra actualizada.

¿Qué ventajas tienen las listas blancas y negras?

La principal ventaja que tiene el uso de listas blancas y negras como parte de las estrategias de marketing de afiliación es que puedes delimitar de forma mucho más eficiente las fuentes de tráfico que te dan mejores resultados.

Un buen ejemplo de esto podrían ser las ofertas móviles. Digamos que la oferta convierte cuando el usuario descarga e instala cierta aplicación. Digamos ahora que esa aplicación está disponible tanto para iOS como para Android, y se ofrece solo en inglés.

Dados estos parámetros hipotéticos es probable que lo que más te interese sea añadir algunos dispositivos a tu lista negra, como por ejemplo BlackBerry OS o Windows Phone. Asimismo, es probable que sea un gran despilfarro de dinero ofrecer tu producto en países donde el inglés no es el idioma oficial, así que seguramente también quieras añadir esos países a tu lista negra.

Pruebas adicionales y análisis de datos podrían revelar que los usuarios de iPhone se convierten mejor que los usuarios de Android. Pero los usuarios de teléfonos Android se convierten mejor que los usuarios de iPad. Usted puede poner el iPhone en su lista blanca entonces. Esto reducirá aún más el nivel en el que se está gastando su presupuesto publicitario y, por lo tanto, mejorará su ROI.

¿Cómo usarlas?

Si las listas blancas y negras sirven para propósitos iguales pero opuestos… ¿por qué usarlas dos? ¿Por qué no usar una de las dos para lo mismo? En realidad todo depende del contexto.

Por ejemplo, si tienes una idea bastante buena del cuál es tu público objetivo, dónde se encuentra, cuál dispositivo usa y cuáles sitios web visita, entonces tiene sentido que hagas una lista blanca. Ingresas las características y tu campaña estará dirigida solo a este tipo de usuario determinado con estas características muy específicas.

Pero ¿qué pasa si la imagen no es tan clara y sólo empieza a revelarse después de empezar a ejecutar su campaña? En ese caso, una lista negra podría ser una solución más adecuada. A medida que los datos empiezan a aparecer observa que una fuente de tráfico determinada genera cero leads y cero ingresos. Eso es algo que usted querrá poner en su lista negra, suponiendo que ha acumulado suficientes datos para llegar a esa conclusión.

Mientras tanto, tienes la oportunidad de descubrir audiencias y mercados potenciales que de lo contrario no habrías descubierto. Una lista blanca es mucho más restrictiva ya que apunta a un público en específico, mientras que una lista negra es más experimental y abierta en general.

¿Cuándo debes actualizar tus listas?

En una situación idónea deberías actualizar tus listas blancas y negras de forma constante y continua. El tráfico puede ser un amante inconstante y es importante que estés al tanto de las últimas tendencias y cambios en el mercado. Lo que podría haber sido una pérdida de tiempo y de dinero en el pasado, podría ser una mina de tráfico de oro hoy.

Por supuesto, es poco realista trabajar en tus listas 24 horas al día, 7 días a la semana. Una planificación más adecuada sería la de revisar tus listas blancas y negras al menos una vez al mes. Utiliza los informes mensuales de tus fuentes de tráfico y CPA redes, analiza los datos y obtén las conclusiones apropiadas.

Una poderosa herramienta de marketing de afiliación

Las listas blancas y las listas negras sirven a propósitos ligeramente diferentes bajo circunstancias ligeramente diferentes. Sin embargo, ambas llegan al mismo objetivo general: minimizar el gasto y maximizar la ganancia. Si aún no estás utilizando estas listas para limitar tus fuentes de tráfico, realmente deberías considerar agregarlas a tu práctica cotidiana.

 


1 thought on “Listas blancas (“whitelists”) y listas negras (“blacklists”) y cómo usarlas”

  • 1
    idiggo.com on 31.08.2017 Responder

    🙂

    Muy motivante tu artículo y hay demasiadas cosas que no conocía que me
    has enseñado, esta espectacular.. te quería corresponder
    el tiempo que dedicaste, con unas infinitas gracias,
    por aconsejar a gente como yo jejeje.

    Besos, saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *